“La Grappa” Esos pequeños placeres I

Después de un viaje siempre tienes una serie de recuerdos que con el tiempo se van difuminando y solo nos quedan unas imágenes que nos hacen magnificar (tanto en lo malo como en lo bueno), los días pasados o aquellos momentos vividos.


Digo esto a raíz de esos “placeres-recuerdos” que me he traído de mi último viaje. Poco amigo de beber alcohol, con las excepciones contadas de una buena mesa o mejor compañía, he descubierto estos días La Grappa, he tenido la suerte, sin buscarla, de caer en una región con muy buenos vinos y mejores aguardientes, con una gastronomía excepcional que invitaba después de una buena cena a saborear un vasito de Grappa, por supuesto, para ayudar ha hacer mejor la digestión…!!.

No solo el sabor y aroma, es todo un juego de sentidos, las formas cuidada de las botellas, esos vasitos con formas únicas, de liso y delgado cristal de plomo, de boca estrecha, para depositar la cantidad justa de licor en la lengua, esa pureza y limpieza casi cristalina que nos denota si ha sido añejada o se le han añadido aromatizantes. Con toda moderación, una grappa blanca o aromatizada después de una buena comida como digestivo o una añeja para disfrutar más la charla en una velada entre amigos, de verdad que es un placer.

Pero ¿que es esto de la Grappa?. Algunos dicen que la grappa nació en la Toscana más o menos hace 400 años. Agua de vid o agua de vida (según las dos etimologías) la grappa reveló sus admirables virtudes terapéuticas, posteriormente se propagó en el norte de Italia y dio inicio a una cadena creciente de artesanos destiladores que en la grappa encontraron un precioso antídoto al rigor del clima (la misma finalidad que la mayoría de aguardientes y orujos).

Es un destilado del orujo de la uva seleccionado, sometido a envejecimiento en barricas de roble, sin intervención de alquimias, el orujo es el residuo de los racimos de uva prensados para obtener el vino. Aparte su creciente difusión como único destilado italiano verdaderamente típico y original, aparte también la inclinación hacia licores secos, se hace notar que la grappa ha sido, inclusive, elevada de rango.

Ya no es tan solo el destilado barato, como el “grappino” del campesino o del peón tomado en una cantina, sino que ha ganado los paladares más selectos.

Su destilación puede ser tanto en alambiques continuos en donde el orujo deja sus sustancias pasando una sola vez en una corriente de vapor o en alambiques discontinuos, pequeñas calderas tronco cónicas, que dejan a la grappa un gusto más delicado. Del alambique se extrae primeramente la grappa con una graduación entre 60° y 86° para que conserve las sustancias, a la venta, la grappa tiene una graduación entre 42° y 43°.

Me hablan de dos grandes categorías de grappa  en particular preferidas por el publico: Las piamontesas, dulces, pastosas y grasas; Las vénetas, friulanas y trentinas que son mas ásperas, rudas y “tajantes”.

La grappa se puede tomar joven o añeja esto depende de las características que tiene recién destilada. La joven se hace reposar en tanques de acero inoxidable o en toneles grandes de madera que ya hayan contenido grappa envejecida.

Después de 6 meses a un año se refrigera, se filtra y se embotella. La añeja en cambio necesita un período de 3 a 15 años contenida en pequeñas barricas. Hay grappa aromática obtenida del orujo de variedades aromáticas como, por ejemplo, el moscato del Piamonte. Hay también grappa aromatizada sea con hierbas como ruda, aquilea, lúpulo, sea con frutillas como frambuesas, arándanos o con pétalos de rosas.

Una grappa añeja debe de tomarse a una temperatura alrededor de 18 a 20°C, una grappa aromatizada alrededor de los 14° a 15°C, nunca jamás fría o con hielo, pierde paladar y aromas.

Os dejo esta web para vuestra información, y a disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, que son cuatro días.

http://www.twenga.es/search.php?c=74335&s=5&cm=1

About these ads