Patagonia

viatges41Hacía ya tiempo nos rondaba la idea, pero fue una noche de febrero cenando un excelente bacalao al pil-pil, en casa de nuestros amigos Toni y Merche, incansables viajeros para los que no existen límites ni fronteras, cuando decidimos que Patagonia era nuestro próximo destino. Ellos regresaban de tres meses de vacaciones por esos lejanos parajes; sus fotos y vivencias, nos empujaron al vacío. Sabíamos que podía ser un gran viaje, pero nunca imaginamos que por mucho tiempo, sería el mejor.


patagoniaPatagonia es un inmenso territorio donde encontramos bosques frondosos, llanuras, ríos, mares, glaciares, penínsulas, islas, canales, flora, fauna, historias de batallas y gente con muchas ganas de compartir experiencias con el “gallego” (así nos llaman, pues fueron muchos los gallegos que emigraron a Argentina en busca de una vida mejor).
Para visitar Patagonia sobretodo hace falta tiempo, mucho tiempo, pues hay tantísimas cosas para hacer, y tanto por visitar
La mejor época del año para visitarla es el verano austral, entre noviembre y febrero, cuando las temperaturas son más moderadas y los días increíblemente largos. Nosotros elegimos los meses de Diciembre y Enero. Por presentar tantos accidentes geográficos, su clima varía mucho de unas zonas a otras, pudiendo desde bañarte en el mar, hasta caminar sobre un glaciar.

USHUAIA
3-1El viaje lo iniciamos en la ciudad de Ushuaia, o “Ciudad del Fin del Mundo”, en el extremo austral del continente americano donde se acaba todo, o empieza la aventura. Allí nos esperaban José y Alba, del B&B “La casa del alba”, que nos acogieron con gran cariño, dieron buenos consejos e iniciaron en la arraigada costumbre de compartir un mate en tan amenas tertulias. (http://www.turismoushuaia.com/)
Pudimos disfrutar de un paseo por el Parque Nacional de Tierra del Fuego, con su exclusiva flora de turbales milenarios y lengas,  su fauna patagónica de entre los que destacan los guanacos, zorros colorados, liebres patagónicas, y el castor canadiense, que fue introducido por sus pieles y ahora supone una amenaza al ecosistema autóctono.
No hay que perderse la visita de la Prisión del Fin del Mundo, donde entre sus gélidas paredes estuvieron los presos más peligrosos y reincidentes de Argentina, junto a presos políticos del gobierno de Uriburu. Durante la visita se mencionan las historias de algunos presos tan macabros  como el “Petiso orejudo”. Una excursión al Glaciar Martial te premia con unas maravillosas vistas de la ciudad, el canal y la chilena isla de Navarino.
Es una exquisitez para el paladar comer una “merluza negra” en el Restaurante Tía Elvira, donde se dan cita los expedicionarios que parten hacia La Antártida, desde “El Puerto del Fin del Mundo”. Ese encuentro fortuito consiguió que nos embarcásemos en el “Ushuaia” y pasáramos allí doce estupendos días, que detallaremos en el próximo artículo.
Algo mágico fue navegar por El Canal de Beagle (1).

PARQUE NACIONAL DE LOS GLACIARES
1Sito en la provincia de Santa Cruz se encuentra el Parque Nacional de los Glaciares, que debe su nombre a la presencia del Gran Campo de Hielo Patagónico, el campo de hielo más grande del mundo después de la Antártida, que alimenta 47 grandes glaciares y 200 de menor magnitud. Los glaciares de esta provincia se originan a tan sólo 1500 metros sobre el nivel del mar, y descienden hasta los 200 metros, lo que permite una fácil visualización y acceso.
Para su visita nos dirigimos a “El Calafate”, y desde allí cruzando  “Estancia Anita”, la más grande de toda Argentina, contemplamos liebres, caballos, ovejas y cóndores, llegamos a “Lago Rico” donde hicimos un trekking por la Península de Magallanes, hasta llegar al impresionante Glaciar Perito Moreno.
El más visitado del Parque, único, increíble, blanco, azul, hipnotizante, adictivo, impactante; una descomunal alfombra de hielo de 380 km. de largo y 257 Km2, que crece 2 m. diarios y los pierde en sus desprendimientos espectaculares a lo largo de un frente de 5 km.; se eleva hasta 70 metros, quedando sumergidos   hasta 120 metros bajo las aguas del lago Argentino.
Tras un arduo viaje en autobús, cruzando la gran planicie central llegamos a “El Chaltén” (2), pueblo que ha crecido últimamente por la llegada de amantes de la naturaleza para escalar el emblemático Fitz Roy y el Cerro Torre, durante mucho tiempo considerada la montaña más difícil de escalar del mundo.
Son interesantes y asequibles las excursiones a Laguna Torre, donde muere el glaciar; y la visita al Lago del Desierto, donde se puede acceder al increíble lago color turquesa del Glaciar Huemul, cruzando un frondoso bosque.

PATAGONIA CHILENA
2Desde Calafate, cruzando por Cerro Castillo, nos dirigimos a la frontera chilena, donde los inconvenientes fronterizos, por los litigios que todavía presenta la demarcación de ambos países, son de lo más habitual, y alguna cosa siempre es fácil que pase; no obstante, todo se acaba solucionando.
Una rápida, pero muy interesante visita fue el paso por el parque de Torres del Paine, con sus tres picos de unos 3.400 metros el mayor, de granito y duorita en la parte superior, de origen glaciar, que le confieren un aspecto único. Destacamos “Laguna Amarga” por su peculiar olor a sulfato de magnesio; los lagos Grey y Pehoé con impresionantes témpanos despedidos de sus glaciares.

Desde Puerto Natales partimos en barco hacia Puerto Montt en el norte (http://www.navimag.com/es/canales/norte/mapa_ruta.asp),  atravesando canales y angosturas, que son resultado del avance de los hielos a lo largo del tiempo. Durante tres días disfrutamos de un paisaje indómito, silencioso e inmenso de bosques, glaciares y montañas de nieves perpetuas; pudimos visitar Puerto Edén, pequeña caleta de 200 habitantes donde viven los últimos Kaweshkar (nómadas del mar). El itinerario te permite, descansar, disfrutar del paisaje y compartir inolvidables momentos con otros pasajeros.

BARILOCHE
Gran centro turístico argentino, la ciudad más poblada de los Andes patagónicos, junto al Parque Nacional Nahuel Huapi, donde se pueden realizar excursiones por los lagos y los interesantes bosques de Arrayanes.
De Bariloche tomamos un avión de la compañía militar LADE para cruzar hacia Península Valdés, y como el tiempo era óptimo, el piloto nos premió con un espectacular vuelo a muy baja altura sobre los picos de los Andes, los lagos y el valle del Bolsón.

PENÍNSULA VALDÉS

31En Puerto Madryn, alquilamos un coche para visitar sin prisas la Reserva Integral de la Península Valdés; las ballenas francas australes ya se habían marchado, pero pudimos contemplar un gran número de ejemplares de elefantes marinos, y pingüinos de Magallanes con sus crías.
La playa de Punta Delgada, ocupada por elefantes marinos, nos ofreció un espectáculo sin igual; sin darnos cuenta pasamos horas embelesados con su presencia.
En Punta Loma, área natural protegida, disfrutamos de una gran colonia de lobos marinos con sus machos dominantes y crías, a veces diezmadas por los ataques de las orcas.
En Punta Tombo se encuentra una de las mayores pingüineras, pudiendo pasear entre los pingüinos y divertirte con sus simpáticos movimientos.
En Playa Unión con su puerto pesquero pudimos degustar una “picada de mariscos” en Cantina Marcelino y durante la noche en Trelew disfrutar de un animado baile popular en la plaza, el Chamamé.

CATARATAS DE IGUAZÚ

iguazu

Agua Grande”, así denominaban en lengua guaraní los indios, que habitan la región limítrofe a los países de Brasil, Paraguay y Argentina, a las Cataratas de Iguazú.
Situadas en un hermoso entorno de selva subtropical, que atesora en su interior una rica flora y fauna, el río Iguazú forma una tortuosa curvatura, precipitándose por un desnivel originado por una falla geológica de entre 40 y 90 metros de altura y 4 kilómetros de anchura. De los 275 saltos, destaca la Garganta del Diablo, que ofrece un increíble espectáculo las noches de luna llena.
Es interesante recorrer el parque desde Argentina, dada la proximidad de los miradores, donde se vive el estruendo del agua al precipitarse, y desde Brasil desde donde se divisan mejores perspectivas del conjunto.


BUENOS AIRES

5Al llegar al aeropuerto de Buenos Aires, nos encontramos con la inesperada sorpresa de Carlos, amigo argentino que habíamos conocido en el barco que nos llevó a la Antártida. Fue nuestro anfitrión durante la breve estancia en Buenos Aires. En tan sólo un día, pudimos visitar  la Plaza de Mayo, lugar de protesta y festejos populares que conmemora la revolución que dio origen a la independencia en 1816. La Casa Rosada, sede del gobierno, y frente a ella la distinguida Avenida de Mayo con su café Tortoni, lugar de encuentro desde hace más de un siglo de artistas y escritores.
Paso obligado también fue una visita a la “Bella Boca” o la “Pequeña Italia”, lugar de reminiscencias marineras de tantas migraciones europeas durante el siglo XIX, gente obrera, bohemios y anarquistas que llegaban aquí para “hacer las américas”. Son calles con casas de madera y chapa, pintadas de vivos colores, pintura procedente en su origen de los pañoles de los barcos; la más conocida, Caminito, recrea los antiguos conventillos. Esquivando tiendas de souvenirs, podrás encontrar artesanos,  artistas y el sonido de algún tango con el fondo de una guitarra o bandoneón. Y naturalmente La Bombonera, su templo del futbol y otros eventos culturales donde se miden como gladiadores el Boca Juniors y el River Plate.

Regresamos a casa sabiendo que Argentina nos recibiría de nuevo. Agradecemos a todas aquellas personas que fuimos encontrando durante el viaje, y compartiendo con ellos miles de vivencias, y especialmente a Carlos de Buenos Aires y Estella de Ushuaia, que durante estos años han permitido que esa llama siga viva.

bij

pat1

(1) Su denominación procede del bergantín HMS Beagle a cargo de Robert Fitz Roy que arribó al lugar en 1830, llevando a bordo al naturista Charles Darwin, que con las recopilaciones  obtenidas y estudios posteriores culminó  en La teoría completa de Darwin que se publicó en 1859, como El Origen de las Especies, y la “Teoría de la Evolución”.

chalten(2) El nombre significa Montaña que Humea en la lengua de los Tehuelches. En la mitología tehuelche, esta zona tiene un valor muy especial, ya que sobre la cumbre del cerro Fitz Roy fue escondido Elal, llevado por un cisne, para protegerlo del gigante Noshtex, quien era su padre y quería matarlo porque el sol había declarado la profecía de que su hijo sería mas poderoso que él, por haber robado a su madre. Para acompañarlo, casi todos los animales de la isla donde Kooch había creado la vida poblaron la Patagonia, comenzando en este lugar …

.

<<< Veure més articles de viatges…

 

 

vota
wikio
bitacoras
technorati
Advertisements